Arquitectos de Cabecera (AC) es una aproximación a la ciudad nacida de un movimiento asambleario formado por estudiantes y profesores en la Escuela de Arquitectura de Barcelona (ETSAB) en 2013. Trabajando en la ciudad y centrándose en lo colectivo, la metodología apunta a acercar la figura del arquitecto al ciudadano y reclama un papel más comprometido del arquitecto hacia la estructura social de la ciudad. Su forma jurídica es la de un grupo académico y una asociación. Trabajamos con colectivos, asociaciones, municipios y universidades.

 

AC surgió de la academia como respuesta a tres crisis: pedagógica, social y disciplinaria. En el mundo académico, hay en general una falta de contacto con la realidad y sus problemas. A nivel social, hay una emergencia de vivienda que comenzó con el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. En cuanto a la práctica, consideramos que las herramientas y los métodos disciplinarios tradicionales no han sido suficientes para responder a los nuevos desafíos surgidos en la última década. 

 

AC cuestiona la educación y la práctica tradicionales de los arquitectos dando al tejido social la misma importancia que a la estructura urbana. Nuestro objetivo es capacitar a los estudiantes y actuar en la ciudad existente, tanto morfológica como socialmente, como campo de trabajo. Nuestro objetivo es trabajar con la ciudad existente, sus problemas y contradicciones. Nuestros temas de investigación actuales se centran en la intersección de los movimientos sociales y la arquitectura, el papel del arquitecto en la transformación urbana, las nuevas formas de pedagogía de la arquitectura y las nuevas formas de vivienda dentro de áreas metropolitanas abiertas.

 

AC está formado por un grupo de personas de diferentes orígenes y experiencia: academia e investigación, gobierno municipal y administración, práctica profesional y movimientos sociales. Compartimos la necesidad de respaldar los movimientos sociales desde la disciplina de la arquitectura, el arquitecto visto como mediador que apoya los procesos de transformación de la ciudad liderados por la comunidad.

 

AC se enfoca en el sujeto (el habitante) más que en el objeto (la casa). Actúa en lo doméstico para transformar la ciudad de adentro hacia afuera, entendiendo que el espacio público comienza en lo doméstico. Si la ciudad está formada en su gran mayoría por viviendas, una mejora cualitativa de la ciudad debe considerar lo doméstico. Así, todo es vivienda.

 

AC entiende que los arquitectos no son los únicos, ni los primeros, actores en la transformación de la ciudad y, por lo tanto, es crucial trabajar con los que ya están trabajando en su lugar. Entendemos nuestra posición desde una doble condición: los arquitectos son esenciales en los procesos de transformación de la ciudad, pero no pueden hacerlo por sí mismos. La arquitectura no es una disciplina autónoma; Nada es: el ser humano es ecodependiente e interdependiente. Por lo tanto, nuestro objetivo es generar sinergias entre universidades, colectivos sociales y administración en un enfoque multidisciplinario y de largo plazo. El método AC pretende compartirse con otras universidades y administraciones como una herramienta de código abierto que funciona en un enfoque basado en la red.

 

El método de AC se adapta a cada situación de manera diferente: conocer al habitante es esencial para comprender la realidad del tejido urbano. Como resultado, hay un punto de partida, el habitante en su espacio doméstico, pero no hay certeza de los siguientes pasos, que varían en cada situación. Así, trabajamos con un conjunto de herramientas flexibles abiertas a diferentes escenarios. Dado que la ciudad es una ciudad abierta en constante transformación, entendemos que los problemas nunca se solucionan, sino que solo se reformulan en nuevas condiciones que deben incorporar una mejora de las condiciones originales. La pregunta clave es “para quién”.

 

AC concibe la ciudad como un proyecto colectivo. Hemos colaborado ampliamente con varias instituciones y asociaciones en España, Colombia, Italia y México. La contribución de AC a la arquitectura ha sido reconocida local e internacionalmente. AC recibió el Premio de Arquitectura de la Ciudad de Barcelona 2015 y ha sido nominado para el premio Mies van der Rohe 2017. AC se ha expuesto en la Exposición Piso Piloto 2015 en Barcelona y Medellín, en el Festival Fringe 2017 en Glasgow y en la Bienal de Venecia 2018. Estamos invitados a dar conferencias regularmente a nivel nacional e internacional.